En la Escuela Secundaria Técnica Nº 29, existe actualmente una comunidad de aprendizaje que se está desarrollando poco a poco, en primer lugar con los actores del proceso que así desean hacerlo, para posteriormente ir sumando a los demás en beneficio del alumnado, en el plantel se pone a disposición de todos los actores el equipo y apoyo técnico y pedagógico para emprender acciones orientadas al aprendizaje de los jóvenes, con una visión a mediano y largo plazo, que tiene como objetivo aproximarnos cada día más al aprendizaje significativo en ellos, a través del trabajo cooperativo y colaborativo.
Así mismo, ha experimentado una fuerte transformación a partir del ciclo escolar 2014 - 2015 al implementar un ambiente de aprendizaje basado en proyectos. En ese proceso evolutivo, la EST 29 ha ido forjándose una identidad propia, como institución educativa, a partir del esfuerzo continuo de sus directivos, profesores y alumnos, que han marcado un itinerario pedagógico basado en las prioridades educativas y la los 8 rasgos de la normalidad mínima principios que norman la mejora educativa.
En este contexto, el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) es la línea metodológica por la que parece que estamos apostando como institución educativa. El trabajo por proyectos es por tanto una metodología que está ofreciendo buenos resultados, dando a los alumnos y a sus profesores nuevas vías para aprender y trabajar en el aula.

El aprendizaje por proyectos implica, casi de manera natural, que los alumnos tengan que hacer un uso avanzando de las herramientas tecnológicas para presentar información, generar sus propios recursos de aprendizaje o presentar el trabajo de un proyecto públicamente con el apoyo de presentaciones, vídeos, mapas conceptuales o aplicaciones para dispositivos móviles.

Esto conlleva una amplio abanico de posibilidades a nivel educativo, puesto que permite la participación social de un grupo de personas para elaborar una serie de contenidos, saltando la barrera de la individualidad en la formación a través de las nuevas tecnologías, y acercándose más a la filosofía del profesor como mediador, y al alumno como verdadero constructor de sus conocimientos, convirtiéndolo en una parte muy activa de su formación, e incluso la formación a cualquier hora y en cualquier lugar, siempre que podamos acceder a la información a través de un dispositivo móvil.